Skip to content Skip to footer

Madre mía, Esperanza mía: ayúdame a superar esta etapa de mi vida, que vea la luz, que cumpla la voluntad de tu Hijo y que tenga la serenidad y paz interior que tanto ansío. Por cierto, te pido para que él esté ahí el sábado y podamos conocernos. ¡¡Los dos te queremos tanto!! Tu hija.