Skip to content Skip to footer

Por favor, Madre, aunque soy un pecador me dirijo a Ti para que me ayudes. Tenemos un negocio familiar que vive sus peores momentos. Te ruego que nos ayudes a salir adelante, que podamos trabajar mucho y que nos llegue el dinero suficiente para poder saldar todas las deudas que tenemos. Madre mía, ayúdanos, por favor.