Skip to content Skip to footer

En estos momentos tan apurados más que nunca necesito de tu fortaleza y de tu consuelo. Conoces de mí y de lo que me hace falta, procuraré poner mis medios y cuento, para llegar al resto, contigo y que intercedas por mí en el Cielo. ¡Gracias, Madre!