Skip to content Skip to footer

Madre, a nosotros nos gustaría ayudarles en sus dificultades, pero nada tenemos ni nada podemos; en cambio, Madre nuestra, eres la omnipotencia suplicante. Tú sí puedes: ¡¡óyenos!! Infinitas gracias.