Skip to content Skip to footer

Querida Madre: Ayuda a mi hijo, te lo suplico. ¡Que encuentre su camino! Hasta ahora ha sufrido mucho, Tú lo sabes. Ayúdalo. Nuestras vidas se hunden, Madre. Madre bendita, sácanos de esto. Iré a verte en cuanto pueda. Todos estaremos allí.