Skip to content Skip to footer

Señora nuestra y Madre nuestra, gracias por todos los beneficios recibidos, incluso los desconocidos. Te queremos mucho y te necesitamos todavía más. Gracias, gracias, siempre gracias.