Skip to content Skip to footer

Madre: ¿Cómo estás? Hace tiempo que no hablamos. Yo estoy sobreviviendo ante tales circunstancias pero sé que Tú nunca te olvidas de mí. Cuida de los míos primordialmente, pues ya sabes que yo poco necesito si te tengo conmigo. Madre, cambia el pensamiento de esa chica, que rectifique a tiempo y no deje lo que, en realidad, más quiere en su vida. Yo sé que aún estamos a tiempo de salvarla. Te quiero y espero verte pronto porque tengo una fuerte necesidad de estar a tu vera.