Skip to content Skip to footer

Madre, Tú que nunca me fallas, te pido por favor que apruebe esta asignatura. Y enséñanos a las dos a ceder un poco y que queramos arreglar esta situación. Por favor, que aprenda a querer pero sobre todo… que se deje querer. Gracias Madre.