Skip to content Skip to footer

Hola, Madre, ¡cuánto tiempo hace que no hablamos! Me gustaría visitarte, pero ya sabes lo difícil que es. Te pido ahora por mis hijos, para que se lleven bien, por mi marido y por el nuevo pequeño que estamos esperando, que este problema que Tú sabes no le afecte y ayúdame por favor a mí a llevarlo lo mejor posible. Una hija tuya y madre angustiada.