Skip to content Skip to footer

Madre gloriosa y bendita, bendice la vocación de nuestros hijos y nietos; que sean muy fieles al Señor, que siempre estén muy alegres, y tantas cosas más que tú nos deseas. Amén.