Skip to content Skip to footer

Madre, suplícale a tu hijo Santísimo de mi parte por la estabilidad de trabajo y económica de mi yerno, para que vivan tranquilos y puedan hacerse su casa para formar a su familia. Dale por favor la tranquilidad que necesita para pensar y hacer lo que más le convenga para Gracia de Dios, amén.