Skip to content Skip to footer

Madre mía, te repito lo de siempre: que no pierda a ninguno de los que me has confiado. Que mis niños puedan vivir con un corazón puro, que es tan difícil. Que podamos ir siempre delante, que no me deje llevar por el pesimismo. ¡Que Juan pueda caminar! Que ame más…