Skip to content Skip to footer

Señor, Padre misericordioso, Amoroso, Padre celestial, danos una ciudad llena de paz, esa paz que solo tú puedes darnos, esa paz que sobrepasa todo entendimiento. Cambia, Señor, los corazones de toda esa gente que nos ha quitado nuestra tranquilidad, dales Señor la paz que necesitan. Señor, que seamos salvados por la intercesión de la Madre de tu Hijo, que los que viven en peligro sientan su protección maternal. Concédenos por su mediación abundancia de paz y vernos libres de todo mal, daño o amenaza.