Skip to content Skip to footer

Mamá, vuelvo a acudir a ti. Estoy desanimado. Ayuda a que todas las cosas que son diferentes a como nos gustaría que fueran, no nos quiten la alegría propia de un cristiano. Mamá lloró en ti. Te quiero. Mil gracias Mamá