Skip to content Skip to footer

Señora mía, esposa de Dios Espíritu Santo, ilumina nuestro entendimiento y nuestro corazón en los aconteceres de cada día; que todo sea a la mayor honra y gloria de Dios.