Skip to content Skip to footer

Madre,

Sabes que en mi corazón hay una preocupación grande que me pesa mucho, que no me deja seguir adelante. No pido grandes cosas, solo que me ayudes a conseguir esa estabilidad que necesito. Son tantos años ya de lucha que ya no me quedan muchas fuerzas ni ánimos. Te ruego que intercedas por mí. Si TU me ayudas, seguro que lo conseguiré, si Dios quiere, será una realidad. Te ruego que me ayudes.