Skip to content Skip to footer

Con la cabeza gacha tú sabes por qué, me presento otra vez a ti madre mía, a pedirte de nuevo por mi salud. Por mi paz y alegria q ahora mismo no tengo. Se que no me abandonas, pero últimamente no os veo por ningún lado. Sigue rogándole a tu hijo. Dale un beso de mi parte. Y de los niños… dile q sigo confiando. Y que le quiero