Skip to content Skip to footer

Querida Madre: En este día que es tuyo, yo sigo aquí a tus pies suplicándole un trabajo en mejores condiciones y suplicándote también que «conviertas de nuevo» mi alma,por favor. No te olvides de todo lo que en ella llevo. Te queremos con locura, tu hija que no te merece pero te necesita.