Skip to content Skip to footer

Madre mía, la alegría de que vengan nietos al mundo es mucha… y el dolor si no los bautizan, más. Señora te pido que esos padres se conviertan, dales fe a los dos y cuando nazca su hijo, lo bauticen. ¡Te quiero, Madre mía!