Skip to content Skip to footer

Madre! Hace una semana estaba allí pidiéndote el milagro que tú y yo sabemos. Estuve a tus pies rogándote, puse muchas cintas y las velas más gordas que encontré. En otro momento que no pude entrar en el Santuario, estaba fuera gritándote en silencio… y hoy ha empezado el milagro! Madre guapa! Gracias! Ayúdame para que todo se solucione de la mejor manera posible