Skip to content Skip to footer

Querida Madre: gracias por escucharme. Te pida lo que te pida, nunca me dices que no, y yo te doy las gracias por ello. Ahora luchemos juntas por el siguiente tema, que está tan cercano y que no veo grandes posibilidades para ello. Es una oportunidad única que debemos aprovecharla. Échame una mano, por fa, que salga algo cuanto antes. Te quiero.