Skip to content Skip to footer

Madre mía, ayúdame. El trabajo se me entretiene en las manos y no hay manera de acabarlo rápido y de cobrarlo acompasado con nuestras necesidades familiares. Tengo la certeza que se resolverá antes de lo que pienso, más deprisa de lo que pido y mejor porque siempre te luces. Gracias infinitas para siempre.