Skip to content Skip to footer

Madre, mi matrimonio va muy mal…eres la primera y la única a la que se lo he contado…por mucho que me lo proponga no lo consigo y a él no le veo ni voluntad de cambiar….sabes lo que pasa, que no nos queremos. Y mi enfermedad va a peor. Lo dejo a tus pies. Encargate tu porque no se por donde tirar y sabemos que esto es para siempre…pero no nos hacemos felices, sacamos lo peor del otro. Madre no tiro la toalla, esto tiene que salir a delante…pero te tienes que encargar tu de cambiar nuestros corazones. Cambia nuestros corazones.