Skip to content Skip to footer

Siento mucho el fallecimiento del sacerdote Javier Mora-Figueroa que, aunque no le conociésemos, tenía que ser una buena persona y haciendo una gran labor pastoral con una vida ejemplar.

Ya estará disfrutando de su Premio en el Cielo de los buenos.

Rezaré por el, se lo merece.