Skip to content Skip to footer

Madre de Dios y Madre nuestra, hoy me dirijo de nuevo a ti para pedirte que vuelvas tu mirada hacia nosotros. Vengo a tus plantas a implorar tu ayuda, que hoy es mucha la que necesito. Te pido por la salud de Pepe, para que le ayudes a salir bien de esta repentina enfermedad que le ha atacado, te pido por mi hermano para que le ayudes a encontrar un trabajo que le permita salir adelante, y sobre todo que le abras las puertas de tu corazón. Concédele el perdón que necesita aunque él no se dé cuenta de que os necesita. Ayúdale a encontrar la paz. Te pido por mis padres, para que les ayudes en su matrimonio. Yo sé que está casi roto, pero un día se eligieron el uno al otro y quizá tú puedas hacer un milagro para que todo se arregle y se vuelvan a amar. Y por último, te pido que me ayudes a ponerme bien de estos dolores que me achacan. Pídele a Dios que todo vuelva a la normalidad. Te quiero muchísimo, Madre, y te echo de menos.