Skip to content Skip to footer

D. Javier, gracias por su ejemplo de vida; ¡marino de guerra! (mi padre fue profesor suyo) ¡se le notaba con orgullo! Gracias por su alegría y su amor a la Virgen.
Me hubiera encantado haberle cuidado en Laguna; sé que era su deseo pero la Virgen se lo llevó antes.
Interceda por nosotras y Laguna.