Skip to content Skip to footer

Querido d. Javier: me imagino el tremendo recibimiento que le ha hecho la Virgen en el cielo: seguro que ustede tiene allí un «enchufe» enorme. Pida por nosotros cosas grandes a la madre de Dios. Pida por mí, que yo sea un buen rector y que la Rectora esté contenta conmigo.
Millones de gracias por todo.
Pedro
14.III.17