Skip to content Skip to footer

Santa María, Madre de Torreciudad, ahora tienes a tu lado a D. Javier, dale las gracias de mi parte por lo que me enseñó en la tierra, cuando era laico y cuando era sacerdote y entre los dos seguid ayudándonos par amar cada día más a Jesucristo.