Skip to content Skip to footer

Agradezco la noticia de la morte de Javier Mora-Figueroa. Alabado sea Dios por la vida de este cura, él que ha sido instrumento de Dios para mí.

Requiescat in pace.

Saludo cordial.