Skip to content Skip to footer

Pues le encomendaremos. Gran sacerdote!!!. La Virgen de Torreciudad lo tendrá ya a su lado, surcando por esos mares y echando una mano a los que navegamos por aquí, entre días soleados y tormentas variadas.
Un abrazo