Skip to content Skip to footer

Rvdo. Rector de Torreciudad:
Ha sido una sorpresa recibir la noticia del fallecimiento de D. Javier. Descanse en paz.
Al estar alejado, en la Rioja, ignoraba de su enfermedad, le tendré presente en mis oraciones. Que esté en las manos de Dios con la misma confianza como nos solía comentar en las Meditaciones de Navidad en las concentraciones sacerdotales.
Hemos perdido un gran colaborador y ganado un buen intercesor. Mañana nos hablarán en la parroquia de San Josemaría, seguro que lo habrá recibido con nuestro Padre Dios.
Con la promesa de mis oraciones por el eterno descanso de su alma, mis condolencias esperanzadas.