Skip to content Skip to footer

Muchas gracias.
Pau y yo rezaremos por el y nos encomendaremos a el.
No olvidamos sus consejos, cuando trabajábamos en las «ventanas horizontales» ni sus anhelos de que la belleza fuera el regalo del AMOR.
Nos seguirá ayudando.