Skip to content Skip to footer

Querido Almirante,
cuánto bien hizo a tantos padres del colegio La Farga con aquellas tertulias en el Poblado, donde le esperábamos con impaciencia!!!
Sus delicadas y espectaculares historias sobre los ingentes milagros que a Diario hace el Señor a través de su Madre en Torreciudad.
Nos hizo accesible y sencillo lo más misterioso: el amor de Dios y su perdón en la confesión.
Gracias Don Javier y gracias a Dios por haberle podido conocer y aprender esa dignísima sencillez. DEP