Skip to content Skip to footer

Estoy de misionero en Benín. Recuerdo a Javier como hombre acogedor y cariñoso. Siempre me echó una mano cuando necesité de él y no dudo en ayudarme. Mis condolencias y por supuesto que mañana la celebración la ofreceré por él. Un abrazo y unidos en la oración.