Skip to content Skip to footer

Va a ser duro asimilar que no volveremos a vernos, la última vez me dijo que donde esté siempre estará ayudando a quien lo necesite. Usted ha sido un gran ejemplo de lo que es un Santo en la tierra. Buen viaje D. Javier, siempre llevará consigo mi cariño y el de toda mi familia. Gracias por ayudarme tanto.
Madre, acoge en tus brazos a este fiel hijo tuyo. Un abrazo a toda la familia de Torreciudad.