Skip to content Skip to footer

Madre nuestra, te pido por mis hijos, por mi marido y por mi familia en general. Te pido para que agrandes nuestra fe. Sin que te diga nada yo sé que sabes lo que me preocupa. Como una hija a una madre te lo pido, si se puede hacer algo y si tú cres que es lo mejor, Madre mía… ¡Tu sabes cuál es nuestro camino! Si pudiera quedarse aquí, si le pudieran dar una plaza aquí este año… Pero tú sabes lo que es mejor para nosotros. Virgencita mía, confío en ti. Te quiero Madre.