Skip to content Skip to footer

Madrecita, hace un año te pedía por la venta de mi piso… Gracias, Madre, por venderlo y atender esas otras urgencias. Gracias por curarme de mi enfermedad, y gracias por el espacio de la nueva casa, amplia y cerca de los colegios como te pedía con tanta insistencia. Por la fe, esperanza y caridad de mis 7 hijos y de mi marido. Un beso muy, muy fuerte. ¡Cómo me gustaria ir a verte este año¡