Skip to content Skip to footer

Tengo 32 años y el domingo pasado fui a llevar a mi abuela desde Barcelona a ese lugar de la Virgen que está cerca de Barbastro. Yo llevo unos cuantos años que no voy a la iglesia por malas compañías, aunque hice la primera comunión y la confirmación. Al entrar, a la izquierda, entramos en un sitio donde hay un Cristo grande y oí que me decía: ‘¿por qué no me pides perdón?’. No se lo creerán, pero fue asi. Me conmovió mucho. Al salir y explicárselo a mi abuela, me dijo: lo que tienes que hacer es confesarte; y eso es lo que hice.