Skip to content Skip to footer

Madre mía, en tus manos sigo poniendo a mi pequeña. Tu sabes que a ti te la encomende de bebé y ahora, en esta etapa que Dios le pide, tan distinta, que siga de tu mano y sea todo para mayor Gloria de Dios.
¡Gracias, Virgen bonita!!