Skip to content Skip to footer

Querida Madre:

Te pido para que si es la voluntad de Dios,concedas a mi esposa el traslado de trabajo antes de que se acabe el curso,pero si la voluntad de Dios es otra la acepto gustosamente, cuida del rector Don Javier, que siempre que he coincidido en la iglesia del Espiritu Santo de Madrid ha tratado muy bien a mis hijos.