Skip to content Skip to footer

Madre, se acaba el tiempo. Es desesperante.
Ya no tengo fuerzas. ¡Ayúdame! Hazlo posible. Sólo Tú y Jesús podéis hacerlo. Tiene que ser ya.
Un beso, Madre Bendita.