Skip to content Skip to footer

Vírgen buena, madre mía, me da pena no poder ir a verte este mes, tu mes, pero tú sabes mis impedimentos. Te ruego me sigas escuchando mis súplicas, me hagas el favorcito que tengo pendiente y sigas recibiendo mis oraciones. Mil gracias buena Vírgen. Te quiero