Skip to content Skip to footer

Dulce Señora, el día 3 habrá mucha gente en tu casa para amarte por los que no estaremos. Te pedirán por Cuba, que está sufrida y herida. Haz Madre que nuestra oración llege hasta el altar del cielo y que el Señor que es Bueno nos otorgue la gracia de ser tal y como san Josemaría pedía en estos tiempos de deslealtad, hijos fieles. Los obispos cubanos, los sacerdotes y religiosos y más que nada todos los fieles. Pide que un día, no demorado, llegue la libertad y la prosperidad para todos en mi tierra y que podamos tener un centro del OD para bien de todos. Señora de Torreciudad, morenita, morenita muestra que eres nuestra Madre.