Skip to content Skip to footer

¡Oh, Madre mía! Te doy gracias por las peticiones que te hecho y que tu bien escuchaste, ayúdame ahora con la necesidad que ahora mismo me atormenta en cuanto al destino de mi hija.