Skip to content Skip to footer

Mi Santa Madre querida, danos sacerdotes santos, sobre todo pastores santos, para que no dispersen el rebaño y disminuyan las ovejas por falta de amor en vez de aumentar el rebaño para que sean más almas que glorifiquen a DIOS.
Dame la gracia de perseverar en mi vida de oración y abandono en las Manos de DIOS.
Gracias Madre por los regalos que me concedes. No soy digna, pero se que tu amor es grande.