Skip to content Skip to footer

Cuida de mi madre que está enferma, Virgen Santa, que tenga la fortaleza de acreditar que no existen imposibles ante los ojos de Dios. Ayúdame también con mi trabajo… Gracias por el bien que nos has concedido y por defendernos. ¡Hasta pronto en Torreciudad!