Skip to content Skip to footer

Madre querida, te pido me ayudes a perseverar. Danos tu fortaleza para soportar tanto daño. Intercede por sus conversiones y que el Padre tenga misericordia con ellos. Madre, no nos abandones, eres nuestra Madre. Intercede ante el Espíritu de Dios, para que me ilumine cómo actuar en todo momento. Que me dé su luz y amor. Me abandono con humildad y entrega absoluta en las manos de Dios. AMDG. El demonio actúa con astucia en las personas, pero Dios es Todopoderoso y nada es imposible para Él, si quiere cambiar corazones de piedra, por corazones entregados a la Bondad de Dios. Sana, Madre mía, esta sociedad enferma.