Skip to content Skip to footer

¡Madre! Agradezco tu presencia diaria en mi alma y por ello te ruego que ilumines mi entendimiento para que siga mi camino. Enciende mi inteligencia para poner en marcha nuevos proyectos. !Dame serenidad! ¡No me dejes, Madre mía!