Skip to content Skip to footer

Madre querida, tú como Madre de Dios sabes cuánto necesitamos un pastor mariano que tenga verdaderamente olor a oveja y un corazón de Cristo «Misericordioso» y no de bronce. Te pido por el Santo Padre, que tenga salud y fortaleza para que su servicio a la Iglesia dé muchos frutos.