Skip to content Skip to footer

Virgencita, este año no he podido ir a verte a Torreciudad, tengo muchas ganas de volver. Te pido desde mi nuevo lugar de trabajo, que sepa transmitir la alegría que tú siempre me has proporcionado. ¡Muchas gracias por escucharme!